El Sacramento del Bautismo fue instituido por Cristo y es el primero de los Sacramentos de la Iglesia que nos abre la puerta al edificio sacramental.

Con el Bautismo nos hacemos hijos adoptivos de Dios, hermanos de Jesús y nos incrustamos como miembros de la Iglesia; nos hace reyes, sacerdotes y profetas.

Es un gran misterio que nos permite participar de la muerte y resurrección de Jesús como nos dice San Pablo "los que por el bautismo nos incorporamos a Cristo fuimos incorporados a su muerte. Por el bautismo fuimos sepultados con él en la muerte, para que, así como Cristo fue resucitado de entre los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en una vida nueva." (Rom 6,3-4)

En esta breve catequesis trataremos los siguientes temas:

1. Los sacramentos en la vida de la Iglesia

2. La opción por la iniciación cristiana

3. La importancia del sacramento del bautismo.

Ha sido una valiosa práctica en el Iglesia el favorecer la colaboración de niños y niñas en su liturgia. Esta práctica ha traído consigo la iniciación en la fe en muchos de estos niños y el discernimiento de su vocación cristiana.  No pocos sacerdotes, religiosas y religiosos han tenido la experiencia de ser acólitos y acólitas en sus parroquias; sin embargo, en nuestra vicaria hoy se hace necesario organizar mejor esta experiencia, brindando formación a los niños para que crezcan en la fe y desempeñen, cada vez mejor, su servicio en la asamblea litúrgica. 

Este curso busca proponer la fe a los animadores a partir del encuentro personal y comunitario con Jesús, la vivencia de la fraternidad y la alegría de la misión, desde sus propias narrativas y lenguajes, en diálogo con la palabra de Dios y la vida de la Iglesia.

Desde el plan de evangelización, se plantea dentro de los 10 proyectos arquidiocesanos, uno denominado comunidades eclesiales que generan proyectos sociales orgánicos, este proyecto está orientado a los animadores  de la dimensión social  de la evangelización social en las parroquias